3 nov. 2011

LUGANO

Es un ave bastante pequeña, midiendo entre 11 y 12,5 cm de largo. Pesa entre 10 y 18 gr. Tiene una envergadura alar que varía entre 20 y 23 cm. Presenta dimorfismo sexual. El macho tiene un dorso oliváceo listado; obispillo amarillo; lados de la cola amarillos, y punta de la misma negra; alas negras con una distintiva franja alar amarilla; pecho amarillento que según se baja hacia la cloaca se va blanqueando y listando; y en la cabeza tiene los auriculares amarillos, y el píleo y el babero negros. La cantidad de negro en el babero es muy variable entre machos, y se ha relacionado su mayor tamaño con mayor dominancia dentro del grupo.

Tiene dos reclamos, ambos de gran alcance pero contrapuestos, uno es descendente y el otro ascendente, sus onomatopeyas podrían ser "tilu" y "tluih". También en ocasiones emite un chirrido traqueteante áspero. El canto es similar al de otros fringílidos, un gorjeo y trino fluido y rápido, que mantienen largo tiempo y que interrumpen ocasionalmente por una sílaba más fuerte o cortante. Cantan durante todo el año y a menudo en grupo. Es un pájaro muy activo e inquieto. Muy social, forma grupos especialmente en otoño e invierno bastante pequeños y muy cohesionados. Con respecto al ser humano resulta bastante confiado, pudiéndosele observar a poca distancia. En la época de cría es mucho más tímido, solitario y difícil de ver, en base a esto existe una leyenda alemana que dice que los lúganos guardan una piedra mágica en su nido que les convierte en invisibles.

Es una especie principalmente granívora. Varía su alimentación dependiendo de la época del año. Se alimenta en los árboles, evitando por lo general comer en el suelo. En otoño e invierno su dieta se centra en las semillas de árboles caducifolios como los abedules y sobre todo los alisos. También acuden a las áreas de cultivo y pastizales donde junto con otros fringílidos comen las semillas de diversas compuestas como cardos, dientes de león, artemisias, centaureas; y otras herbáceas como la hierba de San Juan, las ulmarias, las acederas. En primavera, es decir, en su época de cría, se le encuentra en los bosques de coníferas. En este momento su alimentación se fundamenta en las semillas de estos árboles, en especial de los géneros Abies, Picea y Larix. También acude a comer a los olmos y los álamos. Durante la cría consume más insectos (sobre todo coleópteros), por las proteínas que contienen que ayudan a los pollos a crecer.

Las parejas se forman, en su mayor parte, en el período invernal, previas a las migraciones. Los machos compiten agresivamente por las hembras. Como parte del cortejo el macho eriza las plumas del píleo y del obispillo, hinchiéndose, extendiendo la cola y cantando con insistencia. Además realiza vuelos de celo, de árbol en árbol, aunque no tan vistosos como el de otros fringílidos. Construyen un nido, por lo general, en el extremo de una rama bastante elevada de alguna conífera, de forma que queda bastante escondido y es difícil de observar. En la Península Ibérica hacen sus nidos en abetos, pino albar y pino negral. Forman pequeñas colonias (de hasta seis parejas) con los nidos relativamente cercanos. El nido es pequeño, con forma de cuenco. Está hecho de pequeñas ramas, hierbas secas, musgo y líquenes y forrado con plumón. A mediados de abril comienza la puesta de la primera nidada. La hembra pone entre 2 y 6 huevos. Los huevos son de color blanco o de suaves grises y azules, con pequeñas manchas pardas; y miden aproximadamente 16,5 x 12 mm. La incubación dura entre 10 y 14 días y la realiza por completo la hembra. Los pollos son nidícolas. Tras 15 días de vida dejan el nido medio emplumados, aunque permanecen en las cercanías, hasta que pasado aproximadamente un mes, con el plumaje ya completo, se dispersan. Es habitual una segunda nidada, hacia mediados de junio y principios de julio.


Se distribuye por la mayor parte de Eurasia y el norte de África. Su área de cría está separada en dos zonas, cada una en un lado del Paleártico: costa oriental de Asia y centro y norte de Europa. En Centroeuropa y algunas cordilleras del sur del continente se le puede encontrar todo el año. Es estival en el norte de Escandinavia y de Rusia; en la cuenca mediterránea y en torno al Mar Negro es invernante. En China cría en los Gran Khingan y Khingan Menor (Mongolia Interior) y en la provincia de Jiangsu; e inverna en Tíbet, Taiwán, valles del curso bajo del Yangtsé, y costa del sureste. Es visto ocasionalmente en Norteamérica. Su distribución estacional también está marcada por el hecho de que sigue un patrón anómalo de migración. Cada pocos años sus migraciones al sur son mucho mayores, y las poblaciones invernantes en la Península Ibérica se multiplican. Este suceso ha sido objeto de diversas teorías, aunque se considera que se produce en los años de fuerte fructificación del abeto rojo en el centro y norte de Europa, lo que hace aumentar en gran medida las poblaciones de lúgano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario